¡BIENVENIDO!
"Botella al Mar" es un espacio alternativo del Colegio Nº 18 de Villa Mercedes (SL) Argentina, creado para promover la lectura y la expresión. Te invitamos a participar.
¿Cómo?
Como parte del equipo editor de Botella al Mar, o enviándonos fotos, dibujos o videos con intención artística para ilustrar nuestros post.
También podés enviar textos para su publicación con el nombre del autor a botealmar@gmail.com .

Tu opinión es muy importante para nosotros. Dejá tu comentario o sugerencia al final de cada entrada.

Este es un lugar para vos. Difundilo.

Lo hacemos Sonia Álvarez, Lucero Gómez Cruz y Verónica Moreyra.



Mi encuentro con el Genio...

"El que quiere interesar a los demás
tiene que provocarlos"
Museo Dalí. Figueras, Cataluña. España
(Fotos: Lucero Gómez Cruz)

Yo creía conocer a Dalí, pero me dí cuenta que no tenía ni la más mínima idea de lo que este Genio Creador era capaz de lograr. Pintor, escultor, orfebre, poeta, arquitecto, diseñador y experto en bijouterie de mercado.

Aquí en el museo diseñado por él mismo, ninguno de sus espacios deja de hablarnos de su churrigueresca personalidad, de un Dalí obsesionado por Velásquez; en medio de una anárquica religión el pintor me intrudujo a un mundo de analogías en las que no venía al caso interpretar -Freud se hubiera divertido bastante- ya que cada una encara nuestros propios infiernos y paraísos.

Conocí también a Gala (esposa y musa del artista), inteligente, mentora, madre, amante, mecenas, dulce, cruel, pero siempre ella misma. Amada por el creador, Gala fue capaz de “sacrificar” su propio brillo para cedérselo a Dalí. Sin ella, el Marqués de Dalí de Púbol no habría podido dar rienda suelta a su ingenio pues, como todos los mortales, necesitaba tocar la tierra para emprender el vuelo.

Este peculiar personaje me introdujo en sus sueños, la mente ya no me gobernaba, sólo me dejaba invadir por el fascinante artista que se inventó a sí mismo. Dalí es Salvador, pero más allá de todo, es Salvador Dalí... un espejismo que él comprendió y supo aprovechar como pocos, construyendo astutamente una parafernalia ornamental que ni el mismísimo Franco se atrevió a profanar.

Muchas leyendas hemos escuchado del maestro, algunas ciertas y otras tan absurdas como él las provocaba. ¿Qué acaso nadie se dio cuenta que Dalí sólo jugaba? Jugaba a ser él, jugaba retarnos; jugaba como los inmensos genios, a ser Inmortal… Maestro surrealista de los sueños despiertos, ese el Eugenio Salvador Dalí que yo conocí...

Lucero Gómez Cruz

3 comentarios:

Joselu dijo...

Pocas personalidades más complejas que la de Salvador Dalí, onanista, ávido de dolars, fascinado por la musa Gala, artista genial y egotista... He leído, Lucero, tu comentario viajando desde Barcelona, donde tú viviste, a la Argentina. He recibido tu mensaje con placer. Un beso.

Joselu dijo...

He recibido un mensaje de Sonia del colectivo Boatella al mar. Veo que sois un equipo. He conocido a Lucero y a Sonia, que lleva como yo veinte años en la enseñanza y entiendo que los docentes tengamos momentos bajos y otros altos. Es el vaivén que experimentamos en nuestra práctica diaria. Suerte de Sonia, que canta bien y puede hacer recitales de vez en cuando para escapar de la difícil situación de los centros. Digo escapar pero quizás no sea acertado. Trascender, sería mejor. Trascender nuestro trabajo en el que a veces hacemos las cosas bien y otras no salen como quisiéramos. Pero el blog no pretende ser un espacio de autoayuda, aunque mi llamada de Sos pudiera sugerirlo. ES el diario existencial de un profesor que desmenuza su labor diaria extrayendo momentos de luz y de sombra. No me gustan los libros de autoayuda. Me gusta más la filosofía dura enmarcada en el Existencialismo. Recibid, Lucero y Sonia un cordial saludo desde Barcelona. Me encanta sentiros presentes aquí.

Sonia. dijo...

Joselu: Lo de autoayuda fue una broma. Y te tenemos presentes por eso telinkeamos para no perderte más. Un abrazo, Joselu.