¡BIENVENIDO!
"Botella al Mar" es un espacio alternativo del Colegio Nº 18 de Villa Mercedes (SL) Argentina, creado para promover la lectura y la expresión. Te invitamos a participar.
¿Cómo?
Como parte del equipo editor de Botella al Mar, o enviándonos fotos, dibujos o videos con intención artística para ilustrar nuestros post.
También podés enviar textos para su publicación con el nombre del autor a botealmar@gmail.com .

Tu opinión es muy importante para nosotros. Dejá tu comentario o sugerencia al final de cada entrada.

Este es un lugar para vos. Difundilo.

Lo hacemos Sonia Álvarez, Lucero Gómez Cruz y Verónica Moreyra.



VOLVEMOS

PRONTO REACTIVAREMOS LA PÁGINA, PUES HAY MATERIAL PARA COMPARTIR PRODUCIDOS POR LOS ALUMNOS DEL COLEGIO. ¡HASTA PRONTO!.

Los Docentes y la WEB 2.0...

"Cuando la filosofía no es para todos"
El profesor Horacio Potel fué procesado por haber subido a internet textos filosóficos que en muchos casos era imposible conseguir en librerías argentinas..."



Más información:
Diario Página 12

El derecho de soñar

Eduardo Galeano

Cielo de claraboyas

Silvina Ocampo



La reja del ascensor tenía flores con cáliz dorado y follajes rizados de fierro negro, donde se enganchan los ojos cuando uno está triste viendo desenvolverse, hipnotizados por las grandes serpientes, los cables del ascensor.

Era la casa de mi tía más vieja adonde me llevaban los sábados de visita. Encima del hall de esa casa con cielo de claraboyas había otra casa misteriosa en donde se veía vivir a través de los vidrios una familia de pies aureolados como santos. Leves sombras subían sobre el resto de los cuerpos dueños de aquellos pies, sombras achatadas como las manos vistas a través del agua de un baño. Había dos pies chiquitos, y tres pares de pies grandes, dos con tacos altos y finos de pasos cortos. Viajaban baúles con ruido de tormenta, pero la familia no viajaba nunca y seguía sentada en el mismo cuarto desnudo, desplegando diarios con músicas que brotaban incesantes de una pianola que se atrancaba siempre en la misma nota. De tarde en tarde, había voces que rebotaban como pelotas sobre el piso de abajo y se acallaban contra la alfombra.

Una noche de invierno anunciaba las nueve en un reloj muy alto de madera, que crecía como un árbol a la hora de acostarse; por entre las rendijas de las ventanas pesadas de cortinas, siempre con olor a naftalina, entraban chiflones helados que movían la sombra tropical de una planta en forma de palmera. La calle estaba llena de vendedores de diarios y de frutas, tristes como despedidas en la noche. No había nadie ese día en la casa de arriba, salvo el llanto pequeño de una chica (a quien acaban de darle un beso para que se durmiera, que no quería dormirse), y la sombra de una pollera disfrazada de tía, como un diablo negro con los pies embotinados de institutriz perversa.

Una voz de cejas fruncidas y de pelo de alambre que gritaba “¡Celestina, Celestina!”, haciendo de aquel nombre un abismo muy oscuro. Y después que el llanto disminuyó despacito… aparecieron dos piecitos desnudos saltando a la cuerda, y una risa y otra risa caían de los pies desnudos de Celestina en camisón, saltando con un caramelo guardado en la boca. Su camisón tenía forma de nube sobre los vidrios cuadriculados y verdes. La voz de los pies embotinados crecía: “¡Celestina, Celestina!”. Las risas le contestaban cada vez más claras, cada vez más altas. Los pies desnudos saltaban siempre sobre la cuerda ovalada bailando mientras cantaba una caja de música con una
muñeca encima.

Se oyeron pasos endemoniados de botines muy negros, atados con cordones que al desatarse provocan accesos mortales de rabia. La falda con alas de demonio volvió a revolotear sobre los vidrios; los pies desnudos dejaron de saltar; los pies corrían en rondas sin alcanzarse; la falda corría detrás de los piecitos desnudos, alargando los brazos con las garras abiertas, y un mechón de pelo quedó suspendido, prendido de las manos de la falda negra, y brotaban gritos de pelo tironeado.

El cordón de un zapato negro se desató, y fue una zancadilla sobre otro pie de la falda furiosa. Y de nuevo surgió una risa de pelo suelto, y la voz negra gritó, haciendo un pozo oscuro sobre el suelo: “¡Voy a matarte!”. Y como un trueno que rompe un vidrio, se oyó el ruido de jarra de loza que se cae al suelo, volcando todo su contenido, derramándose densamente, lentamente, en silencio, un silencio profundo, como el que precede al llanto de un chico golpeado.

Despacito fue dibujándose en el vidrio una cabeza partida en dos, una cabeza donde florecían rulos de sangre atados con moños. La mancha se agrandaba. De una rotura del vidrio empezaron a caer manchas y espesas gotas petrificadas como soldaditos de lluvia sobre las baldosas del patio. Había un silencio inmenso; parecía que la casa entera se había trasladado al campo; los sillones hacían ruedas de silencio alrededor de las visitas del día anterior.

La falda volvió a volar en torno de la cabeza muerta: “¡Celestina, Celestina!”, y un fierro golpeaba con ritmo de saltar a la cuerda.

Las puertas se abrían con largos quejidos y todos los pies que entraron se transformaron en rodillas. La claraboya era de ese verde de los frascos de colonia en donde nadaban las faldas abrazadas. Ya no se veía ningún pie y la falda negra se había vuelto santa, más arrodillada que ninguna sobre el vidrio.

Celestina cantaba Les Cloches de Corneville, corriendo con Leonor detrás de los árboles de la plaza, alrededor de la estatua de San Martín. Tenía un vestido marinero y un miedo horrible de morirse al cruzar las calles.

Premio Cruz del Sur 2009

EL PREMIO CRUZ DEL SUR 2009 SE LE OTORGA AL BLOG QUE POR SU DESEMPEÑO, BUENA VOLUNTAD Y HONESTIDAD BRINDAN CONSTANTEMENTE ALEGRÍA A TODA LA COMUNIDAD.


Muchas gracias a CRUZ DEL SUR por este premio, nos sentimos muy orgullosas de recibirlo y con él renovamos la apuesta por generar un espacio donde nuestros jóvenes tengan un lugar donde puedan expresarse, donde sus ideas tomen forma, procurando que la literatura sea parte de sus vidas.

¡Gracias! a nombre de nuestros alumnos,

Sonia, Verónica y Lucero

Torturador y Espejo

Interesante propuesta la de RADIOTECA y con la calidad a la que nos tiene acostumbrados.

Texto sonorizado para Radio, escrito por Mario Benedetti.

Producción: La Linterna Mágica, País: Argentina
Idioma: Español, Formato: Radioarte
Fecha Producción: 03/2009

Tema: POLÍTICA Y SOCIEDAD
Subtema: Dictaduras / Desaparecidos
Radioteca



Libreto:

Mirate así qué cangrejo monstruoso atenazó tu infancia qué paliza paterna te generó cobarde qué tristes sumisiones te hicieron despiadado no escapes a tus ojos mirate así dónde están las walkirias que no pudiste la primera marmita de tus sañas te metiste en crueldades de once varas y ahora el odio te sigue como un buitre no escapes a tus ojos mirate así aunque nadie te mate sos cadáver aunque nadie te pudra estás podrido dios te ampare o mejor dios te reviente.

Mario Benedetti

"..."

"...usabas la metáfora ganzúa

para abrir los cerrojos y los odios
con la urgencia inconsolable de quien quiere regresar al asombro de los libres.
...el hecho es que llegaste
temprano al buen humor
al amor cantando
al amor decantado
al ron fraterno
a las revoluciones
pero sobre todo llegaste temprano
demasiado temprano
a una muerte que no era la tuya
y que a esta altura no sabrá que hacer
con tanta vida. "


Así intentaste explicarnos y explicarte la muerte de Roque Dalton.
Ahora, que nos estamos quedando cada vez más solos, ¿Cómo explicaremos tu ausencia?.
Los poetas son de la gente (del pueblo), forman parte de nuestras vidas, sus versos nos pertenecen pero, ninguno ha sido tan mío como vos. Tu muerte nos ha dejado desolados, mudos.


Vero.

Adiós amigo...


Maestro, guía, cómplice, camarada, compañero, hermano, padre, remanso, inspiración, ejemplo; fuerza y paz de todos, toditos nuestros días...

Adiós Mario...
¡Gracias Benedetti!


Chau número tres

Te dejo con tu vida
tu trabajo
tu gente
con tus puestas de sol
y tus amaneceres.

Sembrando tu confianza
te dejo junto al mundo
derrotando imposibles
segura sin seguro.

Te dejo frente al mar
descifrándote sola
sin mi pregunta a ciegas
sin mi respuesta rota.

Te dejo sin mis dudas
pobres y malheridas
sin mis inmadureces
sin mi veteranía.

Pero tampoco creas
a pie juntillas todo
no creas nunca creas
este falso abandono.

Estaré donde menos
lo esperes
por ejemplo
en un árbol añoso
de oscuros cabeceos.

Estaré en un lejano
horizonte sin horas
en la huella del tacto
en tu sombra y mi sombra.

Estaré repartido
en cuatro o cinco pibes
de esos que vos mirás
y enseguida te siguen.

Y ojalá pueda estar
de tu sueño en la red
esperando tus ojos y mirándote.


Pasatiempo

Cuando éramos niños
los viejos tenían como treinta
un charco era un océano
la muerte lisa y llana
no existía.

Luego cuando muchachos
los viejos eran gente de cuarenta
un estanque un océano
la muerte solamente
una palabra.

Ya cuando nos casamos
los ancianos estaban en cincuenta
un lago era un océano
la muerte era la muerte
de los otros.

Ahora veteranos
ya le dimos alcance a la verdad
el océano es por fin el océano
pero la muerte empieza a ser
la nuestra.


Mario Benedetti
(1920-2009)

Premio "Compromiso Educativo"

¡Hemos recibido nuestro primer premio!

Premio: "Compromiso Educativo"

Recursos Educativos (www.loquelegustaamishijas.com) nos ha elegido y nos otorga este premio.
¡muchas gracias!
Esperamos seguir trabajando por la educación de calidad, por los libros y la literatura desde nuestras aulas y fuera de ellas!

Este premio quiere reconocer y dar valor a:

1º.- El Compromiso por una Educación de Calidad.
2º.- La Apuesta por la Inclusión de las Tic,s en el Aula.
3º.- El esfuero de padres, profesionales y centros educativos por incorporar las Tic,s al proceso educativo.
4º.- La lucha por defender a través de la Enseñanza Valores como: Solidaridad, Amor, Cariño, Respeto, esfuerzo, Ayuda, Apoyo, Compartir y Compromiso con el futuro de nuestros, hijos y alumnos.
5º.- Reconocer y valorar el esfuerzo de las familias, profesionales y centros educativos por integrar de forma efectiva en los coles y en la sociedad a los niños y alumnos especiales, procurándoles toneladas de amor y posibilitándoles todos los recursos a nuestro alcance.

Sí, ya estamos volviendo

Empezamos de a poquito a hacernos a la idea de volver a clases. Ya empezamos a pensar en qué haremos con Botella este año. El año pasado fueron de muchos proyectos aparte de este, proyectos que siguen, pero eso no significa que abandonemos Botella al Mar .
Vamos andando, vamos elongando, estirando las piernas, despertando. Tenemos ganas, y muchas ideas. Ahora hay que arrancar.
Bienvenidos de nuevo a nuestro Blog.
Lucero, Verónica y Sonia.

Ejercicio de Lectura 2008

Este año ha sido generoso en cuanto a lecturas se trata, en medio del trabajo, los exámenes y las corridas diarias, supimos encontrar un espacio para dedicarlo a nuestro gran placer: Leer.

Por eso, nos permitimos compartir con ustedes las lecturas que atraparon nuestros días y/o noches, que nos abrieron una puerta hacia otra realidad, que nos permitieron pensar y sobre todo, que nos hicieron tener más ganas de seguir leyendo.

También queremos compartir los libros que hemos elegido para el verano, esa etapa en el año en la que, tumbadas al sol, disfrutaremos más que nunca el pasar de las horas inmersas en las páginas de "esos" libros de verano; mucho hemos charlado entre-casa sobre la literatura para las vacaciones, algunos prefieren lecturas livianas, otros eligen libros cortos y sin otra exigencia que sólo leer. Nosotras, compartimos nuestro verano (porque somos amigas y en vacaciones la pasamos bomba!) leyendo y comentando los libros que siempre quisismos leer...

Así pues, aquí los tienen:

Sonia Alvarez

El libro que más me entusiasmó por la historia y porque la prosa no es forzada ni pretendidamente intelectual y sin embargo, excelente, fue "Pagaría por no verte" de Juan Sasturain. Me divirtió esa ironía porteña o argentina del personaje, Echenique, un detective como debe ser. Agudo pero desaliñado, capaz de recibir golpes y de no bañarse en días, que persiste en su idealismo y en su incorruptibilidad.

Situado en tiempos de la dictadura del ´70, de lo que se podía o no decir, pero con la carga de lo cotidiano, de la realidad que se vive porque no se tiene percepción de lo macro, y no hay distancia temporal suficiente para el análisis sesudo de la cosa.

"Pagaría por no verte" parte de un triple homenaje mudo desde la tapa: un hombre de sobretodo apoyado en un farol -que podría ser de Bs. As.-, pero con el rostro de Robert Mitchum, actor de la década del 50, quizás en el papel del detective Philip Marlowe de Raymond Chandler, individuo observador y filosófico. Que a pesar de no tener miedo al dolor físico, no usa la violencia para ajustar cuentas, resistente a los sobornos y a los embates de cualquier Femme Fatal, aunque convengamos... la pinta no es la de Mitchum, es la de Sasturain. Y también eso es divertido, da la sensación de que a Sasturain lo pudo más encarnar un detective ideal en la ficción, que su afán de escritor.

El libro tiene méritos suficientes para reir, para situarse en la cotidianeidad de una época, mirarnos y admirar a Sasturain y seguramente más.

El libro pertenece a una trilogía en que el protagonista es el mismo, Echenique:
- "Manual de Perdedores I y II", sudamericana 2003.
- "Arena en los zapatos", Sudamericana, 2008.
- "Pagaría por no verte", Sudamericana, 2008.

Buenas lecturas para el verano, sin lugar a dudas.


******************************


Lucero Gómez Cruz

Mmmmmmm, en el 2008 mis lecturas fueron de "reconstrucción", quizá porque así viví mi año. Me dediqué a leer textos que ya conocía, aquellos que me eran muy familiares y que de una u otra forma, constituyeron mi reconstrucción personal, espiritual e intelectual, los más destacados son -quizá-...:

"Momo". Michael Ende: El mundo esta a punto de sufrir la invasión de los hombres grises, esos hombres que se roban el tiempo de los mortales hasta convertirlos en seres constantemente ocupados e irritables. La única persona que puede salvarlos es una niña llamada Momo, quien por no poseer nada, lo posee todo.

"Orgullo y Prejuicio". Jane Austen. Adoro a Jane Austen! Desde hace años, siento fascinación por sus personajes femeninos, quienes venciendo todos los obstáculos y prejuicios, logran conseguir lo que quieren; si, si, también el amor, pero sobre todo logran sobresalir en una sociedad que pretende dejarlas a un lado.

También tuve mi tiempo de leer unos cuantos "nuevos" como: "Cumbres Borrascosas". Emily Brontë. Uno de mis grandes pendientes, le tenía miedo! ¡no sé por qué! Conocía la historia, si, pero... el libro me imponía; preguntaba siempre por él en las librerías y nunca lo compraba... Pasiones encontradas, malos entendidos, amores prohibidos y luchas por sobrevivir. Heathcliff, vaya personaje complejo y entrañable... ¡cómo lo odié! Cómo lo adoré!

"Como una Novela". Daniel Pennac. Me gustó sentirme identificada como lectora, reír al reconocer mis propios sentimientos, vicios y pensamientos página a página como si yo los hubiese escrito; Pennac nos "convence" y logra "complicidad" con aquellos que cultivamos el hábito, haciéndonos sentir que, efectivamente, somos buenos lectores.

¿Para el verano??? Empezaré con "Santa Evita" de Tomás Eloy Martínez y releeré "A la sombra del Ángel" de Katherine S. Blair.

******************************


Verónica Moreyra

El libro que más me atrapó este año fue "La tierra del fuego" de Sylvia Iparraguirre. Puedo arriesgar que pertenece al tan mentado género "novela histórica" pero no he indagado lo suficiente como para afirmarlo (muy mal!).

La novela comienza en la localidad bonaerense de Lobos en el año 1865. Los lectores asistimos a la autobiobrafía epistolar que el narrador (John William Guevara) dirige a "Mister MacDowell o MacDowness" tratando de explicar lo acontecido en relación a un indio Yámana que fue embarcado en Tierra del Fuego y llevado a Inglaterra para "educarlo" pero que termina siendo juzgado por múltiples crimenes en 1860 en las Islas Malvinas.

Lo que más me atrajo? No podría precisarlo. La presencia de la teoría del buen salvaje, las descripciones de esas inmensidades marítimas que me recuordó a Moby Dick, la mezcla de géneros (epístola, diario de viajes), esa soledad del narrador reflejada en la soledad de la pampa argentina y sobre todo una pregunta que constantemente se hace el narrador: ¿Cómo lo narraría el yámana? y que se realaciona directamente con la reflexión acerca del lugar que ocupa en otra civilización el lenguaje de la palabra.

Tambien me atrapó este año un cuento, uno sólo de todos ellos, de "Cuentos completos y uno más" de Luisa Valenzuela. Su título es "Si esto es la vida, yo soy Caperucita Roja" me resultó absolutamente poético, una suerte de canción cruda y atrapante. Es posible que la identificación haya impedido alguna reflexión crítica, pero lo he vuelto a leer y sigue haciendome sentir unas terribles ganas de llorar por todas, todas las caperucitas rojas.


¿Querés recomendarnos alguno?

Nuestra visita a la Feria del Libro

Te invitamos a ver el video que realizamos sobre nuestra visita a la Feria del Libro de Río IV. Sin duda, además de enamorarnos de más de un título literario, también compartimos con los chicos y ellos pudieron desarrollar un vínculo fuera del colegio. Sus rostros lo dicen todo, muchos de ellos nunca habían salido de Villa Mercedes.

Ojalá las autoridades del colegio nos sigan apoyando, y podamos hacer vivir a nuestros alumnos momentos inolvidables!

video

Los nadies...

Eduardo Galeano



Sueñan las pulgas con comprarse un perro y sueñan los nadies con salir de pobres, que algún mágico día llueva de pronto la buena suerte, que llueva a cántaros la buena suerte; pero la buena suerte no llueve ayer, ni hoy, ni mañana, ni nunca, ni en lloviznita cae del cielo la buena suerte, por mucho que los nadies la llamen y aunque les pique la mano izquierda, o se levanten con el pié derecho, o empiecen el año cambiando de escoba.

Los nadies: los hijos de los nadies, los dueños de nada.
Los nadies: los ningunos, los ninguneados, corriendo la liebre, muriendo la vida, jodidos, rejodidos:
Que no son, aunque sean.
Que no hablan idiomas, sino dialectos.
Que no profesan religiones, sino supersticiones.
Que no hacen arte, sino artesanía.
Que no practican cultura, sino folklore.
Que no son seres humanos, sino recursos humanos.
Que no tienen cara, sino brazos.
Que no tienen nombre, sino número.
Que no figuran en la historia universal, sino en la crónica roja de la prensa local.
Los nadies, que cuestan menos que la bala que los mata.

Un poeta muy nuestro...




David Lebón
(Serú Girán)








Mundo Agradable

Quiero despertar en un mundo agradable
quiero darme libertad
ya no quiero dar lo que no tiene sentido
sólo quiero aquí estar.

Todas las personas pueden mejorar
todos los caminos pueden ayudar
Si estás ahí, si lo deseás.

Este es mi sueño y el de muchos más
esta es mi casa donde quiero estar
calmar mi sed, viajar en paz.

Necesito darme un espacio en el tiempo
ser muy claro al hablar
sin informaciones que castiguen mi centro
sólo quiero alcanzar.

Todas las ideas pueden mejorar
todos los proyectos pueden ayudar.
Si estás así, si lo deseás.

Este es mi sueño y el de muchos más
ésta es mi casa donde quiero estar
calmar mi sed, viajar en paz.


Más sobre este genial compositor y músico (batería, guitarra, bajo...), uno de los grandes fundadores de nuestro Rock Nacional, antes de que todo fuera sólo ruído y mercadeo, ahí estaba él, intentando cambiar un mundo que no le gustaba, comprometido con su historia y sus propios ideales: http://www.davidlebon.com/

Un tributo de Botella al Mar, para quienes entregaron su vida a la música y a las palabras de libertad. Celebremos estos 25 años de Democracia, con una buena banda de Rock!

¡¡¡FUIMOS A LA FERIA DEL LIBRO DE RÍO CUARTO!!!


El viernes pasado (10 de 0ctubre), fuimos a la Feria del Libro "Juan Filloy".
Madrugamos, pero valió la pena. Partimos como a las 8:00, éramos más de cuarenta y el colectivo estaba genial.



Llegamos como a las 10:30. La sorpresa fue que nos estaban esperando y por los altoparlantes nos buscaban. Fue raro, pero halagador, no pasábamos desapercibidos.


Asistimos a un recital de música y poesía popular, un espectáculo teatral de una escuela marginal -fue muy emotivo, nos sacamos fotos con los actores que después de la función vinieron a saludarnos- y también un espectáculo circense.



También comimos y comimos todo el día. Nunca vimos lomitos ni hamburguesas tan grandes.


Jugamos al carnaval, y volvimos a comer.

Y compramos libros.



Un viaje que sirvió para estrechar lazos y sentirnos felices.

Próximamente les vamos a mostrar el video y todas las fotos.

Agradecemos a la Asociación Cooperadora por su contribución tan generosa, nos sentimos cuidados y contentos de que nuestra escuela tenga en cuenta estas actividades.
También agradecemos a la Sra. Regente por su empuje y empeño para que esto fuera posible.

Leer por haber leído

Manuel Rodríguez Rivero

Hace años, Umberto Eco publicó una divertida columna en la que comentaba una encuesta realizada a intelectuales italianos acerca de los libros importantes que nunca habían leído. Además de novelas de Proust, Joyce o Virginia Woolf, por citar algunas reiteradas ausencias entre los modernos del canon occidental, había catedráticos de literatura que declaraban no haber podido con El Quijote, filósofos que guardaban intonsa la Metafísica de Aristóteles, o teólogos que nunca habían bebido en la Suma Teológica. Más allá de esos acuciantes volúmenes, ahora tan de moda, acerca de "todo lo que hay que leer", la confesión de lo que no ha leído alguien a quien se atribuye autoridad produce un efecto balsámico: si fulanito, que es quien es, todavía no le ha hincado el diente a Guerra y paz, no estoy perdido. La encuesta daba pie a Eco para afirmar juiciosamente que la ansiedad ante lo que no se ha leído sólo puede producirse entre lectores. Los no lectores radicales -ese 43,1% de nuestras encuestas- no se angustian: no tienen por qué.

En realidad no deberíamos sentir ansiedad ante la inmensidad de lo que no hemos leído. Según el historiador Anthony Grafton, y tal como calculan (un tanto perfunctoriamente, al parecer) los agentes digitalizadores de bibliotecas, el número de títulos publicados a lo largo de la historia podría oscilar entre 32 y 100 millones. Suponiendo que una persona corriente tardase cuatro días en leer un libro "de tamaño mediano" (para entendernos: ni El extranjero ni El hombre sin atributos, por citar sólo ejemplos narrativos), al cabo de una vida lectora de 65 años, sólo podría haber leído 5.931. En el fondo, una miseria.

He pensado en ello a partir de dos anécdotas diferentes. La primera se refiere a la sorpresa de algunas personas a propósito de un artículo publicado en Babelia en que Antonio Muñoz Molina confesaba estar leyendo por primera vez (ahora no cesa de releerlo) Bajo el volcán, uno de esos libros reputadamente "imprescindibles" para el bagaje de cualquier persona culta, especialmente si se trata de un novelista. Muñoz Molina es uno de los lectores más impenitentes y omnívoros que he conocido, uno de esos individuos que, como confesaba Cervantes en una de sus incursiones autobiográficas en El Quijote, es "aficionado a leer aunque sean los papeles rotos de las calles". Y si no le faltaran todavía abundantes lecturas "imprescindibles" probablemente se moriría de aburrimiento. De manera que disfruta descubriéndolas.

La otra tiene que ver con la ternura que me ha producido encontrar (el soplo me lo dio The New Yorker), colgada en la página oficial de Art Garfunkel, la lista detallada de los -atención- 1.023 libros que el cantante y actor ha leído desde junio de 1968 hasta 2008 (2,16 al mes, por cierto). Una lista heterogénea -como debe ser la de todo lector felizmente no especializado- que el personaje ha decidido, orgullosa e infantilmente, poner a disposición de sus fans.

Leer es haber leído, decía el olvidado hispanista Leo Spitzer. Cuanto más leemos, mejor sabemos hacerlo y mayor es nuestro disfrute. Además, no todos leemos igual. Como antiguo editor obligado a leer durante años con ojos discriminadores y velocidad de vértigo multitud de obras que -¿cómo decirlo?- jamás figurarán en ningún canon, tuve que reaprender a leer por placer cuando cambié de oficio. De manera que tardé un tiempo en volverme a sentir soberano de mis lecturas. Reconozco que con las "fieras del tiempo" acechándonos y con esos 223 minutos diarios ante el televisor que consumimos de media los españoles, leer obras maestras se ha puesto complicado. Pero ahí siguen, esperando para entregarse a quienes las encuentren, con o sin recomendación. Yo no paro de rellenar huecos, afortunadamente. Y mi biblioteca, como decía Zaid que decía Gaos, todavía tiene mucho de proyecto de lectura.


Entrada Original:
Diario "El País". España 2008
http://www.elpais.com/articulo/cultura/Leer/haber/leido/elpepicul/20080305elpepicul_3/Tes

Vamos a la Feria del libro!!!


¡BOTELLA AL MAR se va a la Feria del Libro de Río IV!

Nos vamos con todos los alumnos que colaboraron con las campañas de Botella dentro y fuera de la escuela.

La salida promete: Un mundo de libros, contactos con otras escuelas, espectáculos de cuentos, y otras actividades. Además de la posibilidad de compartir buenos momentos.

Más información sobre la feria:

Test

Nicanor Parra, poeta chileno
http://www.nicanorparra.uchile.cl


Qué es un antipoeta:
un comerciante en urnas y ataúdes?
un sacerdote que no cree en nada?
un general que duda de sí mismo?
un vagabundo que se ríe de todo
hasta de la vejez y de la muerte?
un interlocutor de mal carácter?
un bailarín al borde del abismo?
un narciso que ama a todo el mundo?
un bromista sangriento
deliberadamente miserable?
un poeta que duerme en una silla?
un alquimista de los tiempos modernos?
un revolucionario de bolsillo?
un pequeno burgués?
un charlatán?un dios?
un inocente?
un aldeado de Santiago de Chile?
Subraye la frase que considere correcta.

Qué es la antipoesía:
un temporal en uma taza de té?
una mancha de nieve en una roca?
un azafate lleno de excrementos humanos
como lo cree el padre Salvatierra?
un espejo que dice la verdad?
un bofetón al rostro
del Presidente da la Socieda de Escritores?
(Dios lo tenga en su santo reino)
una advertencia a los poetas jóvenes?
un ataúd a chorro?
un ataúd a fuerza centrífuga?
un ataúd a gas de parafina?
una capilla ardiente sin difunto?

Marque con una cruz
la definición que considere correcta.



Gracias a José Antônio Cavalcanti
quien nos escribió desde Brasil, de su blog:
POEMARGENS sacamos este poema.

Sin Puntos ni Comas...


El pasado 26 de Agosto, Mario Benedetti presentó su último libro "Testigo de uno mismo". En él, nuestro autor favorito, hace una atrevida propuesta en el arte de la escritura creativa: La ausencia de puntos y comas, utilizando la barra como sustituto de la puntuación.


"Qué podré abrir con esta llave/ el alma de un atávico indigente/ el portón
enrejado de una empresa/ el corazón de una mujer insomne/ (...) podré con esta
llave entrar en los amores del crepúsculo/ Ojalá amemos sin bochorno/ Ojalá
amemos/ Ojalá/"


Qué dirán los más puristas defensores de la lengua y correcto uso de los signos de puntuación? ¿cómo lidiaremos los profesores en el aula al insistir -con fervor- sobre el buen empleo de los signos? ¿qué será de los cronistas y periodistas, qué de los nuevos y viejos poetas? ¿qué será?...

Y qué sabemos??!!! Que defiendan los defensores y critiquen los que dicen saber... El maestro escribe, el genio crea. Mario a sus 87 años de edad sigue regalando al mundo su inmenso talento e inspiración. No sé ustedes pero nosotras ¡lo vamos a disfrutar!!!

Si querés saber más sobre éste libro hacé click Aquí

y vos...







¿Qué decís?

















Un cuento memorable...


-Esa de negro que sonríe desde la pequeña ventana del tranvía se asemeja a Mme. Lamort -dijo.

No es posible, pues en París no hay tranvías. Además, esa de negro del tranvía en nada se asemeja a Mme. Lamort. Todo lo contrario: es Mme. Lamort quien se asemeja a esa de negro. Resumiendo: no solo no hay tranvías en París sino que nunca en mi vida he visto a Mme. Lamort, ni siquiera en retrato.

-Usted coincide conmigo -dijo-, porque tampoco yo conozco a Mme. Lamort.

-Quién es usted? Deberíamos presentarnos.

-Mme. Lamort -dijo-. ¨Y usted?

-Mme. Lamort.

-Su nombre no deja de recordarme algo -dijo.

-Trate de recordar antes de que llegue el tranvía.

-Pero si acaba de decir que no hay tranvías en París -dijo.

-No los había cuando lo dije, pero nunca se sabe que va a pasar.

-Entonces esperémoslo puesto que lo estamos esperando.



Alejandra Pizarnik

Leyendo a Gotthelf

Los chicos de 1º año "E" han leído "La araña negra" de Jeremías Gotthelf, escritor suizo (1797-1854), conservador e hijo de un pastor que escribió cuentos y novelas donde se exaltan las virtudes de los campesinos, los valores de la Iglesia y la vida familiar.
El relato comienza con la minuciosa descripción de un bautismo, hecho que sumado a una antigua madera en el dintel de una puerta, dan excusa a un abuelo a narrar la antigua historia de unos campesinos que explotados por un cruel caballero feudal, hacen un pacto con el Diablo en un intento desesperado por cumplir órdenes de este señor.

Pero dejemos hablar a los que saben, los lectores:

" Me pareció una novela corta, muy buena y me interesó mucho; hecha por Jeremías Gotthelf. Me pareció una historia de lucha del hombre contra las fuerzas del mal, una araña mala, demoníaca que se mete en una aldea para agarrar un niño sin bautizar.
¿Qué tiene? De todo: suspenso, miedo y mucho más.
Me gustó mucho la parte en la que la mujer se convierte en araña.
¿Qué es? Es un relato fantástico."
Micaela Villegas

" ¿Qué te parece esta historia? Este libro está muy lindo. Me gustó cómo comienza, el suspenso, las reacciones, el miedo y la parte en que Cristina se convierte en araña, cuando la atrapan sus tradiciones. En fin, todo. Pero que a pesar de todo, ellos ( los campesinos) no dejan de creer en Dios.
Yo creo que este hombre, Jeremías Gotthelf hizo este libro mejor de lo que se imaginó."
Mirian Magalí Salas.

" A mí me gustó mucho el libro porque es muy intrigante. Se trata de cosas imaginarias, o sea, como si fueran contadas por personas o cosas así." Victoria Barroso.

"La novela me gustó mucho. Porque se trata de una araña demoníaca llamada La araña negra.
La recomendaría a otras escuelas y a mis familiares.
Al principio sale contando de un bautismo. La madre no puede llevar a su hijo a la Iglesia, entonces la madrina lo lleva y la madrina no sabe su nombre."
Nicolás Carranza

"La novela me gustó mucho, porque es muy expresiva y muy linda para leer. Después hay muchas partes llamativas, como cuando la araña se estaba transformando y hubo una muerte muy injusta y dolorosa." Matías Exequiel Kamarovsky

" La novela me gustó mucho porque es muy expresiva, y me gustó porque nunca había leído un libro así de fabuloso y emocionante." Brian Azócar

"La novela me gustó porque tiene drama.
La parte que me gustó es cuando los hombres agarraron las cucharas y tiraron sopa en el hueco. . ."
Ángel Damián Torres


Ojalá Ustedes se animen como ellos a leerla.


Danos una mano



¡Necesitamos tu colaboración!

Los alumnos de 3º "E", dentro del proyecto de lectura Botella al mar lanzan una campaña de recolección de libros de cuentos y revistas infantiles destinado a las escuelas rurales.


Las urnas estarán disponibles en la escuela a partir del jueves 26 de junio. ¡Acercate, y ayudá!

Acuérdate

Juan Rulfo




Acuérdate de Urbano Gómez, hijo de don Urbano, nieto de Dimas, aquél que dirigía las pastorelas y que murió recitando el "rezonga ángel maldito" cuando la época de la gripe. De ésto hace ya años, quizá quince. Pero te debes acordar de él. Acuérdate que le decíamos "el Abuelo" por aquello de que su otro hijo, Fidencio Gómez, tenía dos hijas muy juguetonas: una prieta y chaparrita, que por mal nombre le decían "la Arremangada", y la otra que era rete alta y que tenía los ojos zarcos y que hasta se decía que ni era suya y que por más señas estaba enferma del hipo. Acuérdate del relajo que armaba cuando estábamos en misa y que a la mera hora de la Elevación soltaba un ataque de hipo, que parecía como si es­tuviera riendo y llorando a la vez, hasta que la sacaban fuera y le daban tantita agua con azúcar y entonces se calmaba. Esa acabó casándose con Lucio Chico, dueño de la mezcalera que antes fue de Librado, río arriba, por donde está el molino de linaza de los Teódulos.

Acuérdate que a su madre le decían "la Berenjena" porque siempre andaba meti­da en líos y de cada lío salía con un muchacho. Se dice que tuvo su dinerito, pero se lo acabó en los entierros, pues todos los hijos se le morían recién nacidos y siempre les mandaba cantar alabanzas, llevándolos al panteón entre música y coros de monaguillos que cantaban "hosannas" y "glorias" y la canción esa de "ahí te mando Señor otro angelito". De eso se quedó pobre, porque le resultaba caro cada funeral, por eso de las canelas que les daba a los invitados del velorio. Sólo le vivieron dos, el Urbano y la Natalia, que ya nacieron pobres y a los que ella no vio crecer, porque se murió en el último parto que tuvo, ya de grande, pegada a los cincuenta años.

La debes haber conocido, pues era muy discutidora y cada rato andaba en plei­to con las vendedoras en la plaza del mercado porque le querían dar muy caros los jitomates, pegaba gritos y decía que la esta­ban robando. Después, ya pobre, se le veía rondando entre la basura, juntando rabos de cebolla, ejotes ya sancochados y alguno que otro cañuto de caña "para que se les endulzara la boca a sus hijos". Tenía dos, como ya te digo, que fueron los únicos que se le lograron. Después no se supo ya de ella.

Ese Urbano Gómez era más o menos de nuestra edad, apenas unos meses más grande, muy bueno para jugar a la rayuela y para las trácalas. Acuérdate que nos vendía clavellinas y nosotros se las comprábamos, cuando lo más fácil era ir a cortarlas al cerro. Nos vendía mangos verdes que se robaba del mango que estaba en el patio de la escuela y naranjas con chile que compraba en la portería a dos centavos y que luego nos las revendía a cinco. Rifaba cuanta porquería y media traía en el bolso: canicas ágata, trompos y zumbadores y hasta maya­tes verdes, de esos a los que se les amarra un hilo en una pata para que no vuelen muy lejos.
Nos traficaba a todos, acuérdate.

Era cuñado de Nachito Rivero, aquel que se volvió tonto a los pocos días de casa­do y que Inés, su mujer, para mantenerse tuvo que poner un puesto de tepeche en la garita del camino real, mientras Nachitose vivía tocando canciones todas refinadas en una mandolina que le prestaban en la peluquería de don Refugio.
Y nosotros íbamos con Urbano a ver a su hermana, a bebernos el tepeche que siempre le quedábamos a deber y que nunca le pagábamos, porque nunca teníamos dinero. Después hasta se quedó sin amigos, porque todos al verlo, le sacábamos la vuelta para que no fuera a cobrarnos.

Quizá entonces se vió malo, o quizá ya era de nacimiento.
Lo expulsaron de la escuela antes del quinto año, porque lo encontraron con su prima "la Arremangada" jugando a marido y mujer detrás de los lavaderos, metidos en un aljibe seco. Lo sacaron de las orejas por la puerta grande entre el risón de todos, pasándolo por una fila de muchachos y muchachas para avergonzarlo. Y él pasó por allí, con la cara levantada, amenazándolos a todos con la mano y como diciendo: "Ya me las pagarán caro".
Y después a ella, que salió haciendo pucheros y con la mirada raspando los ladrillos, hasta que ya en la puerta soltó el llanto; un chillido que se estuvo oyendo toda la tarde como si fuera un aullido de coyote.
Sólo que te falle mucho la memoria, no te has de acordar de eso.

Dicen que su tío Fidencio, el del molino, le arrimó una paliza que por poco lo deja parálisis, y que él, de coraje, se fue del pueblo.
Lo cierto es que no lo volvimos a ver sino cuando apareció de vuelta aquí convertido en policía. Siempre estaba en la plaza de armas, sentado en la banca con la carabina entre las piernas y mirando con mucho odio a todos. No hablaba con nadie. No saludaba a nadie. Y si uno lo miraba, él se hacía el desentendido como si no conociera a la gente.
Fue entonces cuando mató a su cuñado, el de la mandolina. Al Nachito se le ocurrió ir a darle una serenata, ya de noche, poquito después de las ocho y cuando las campanas todavía estaban tocando el toque de Ánimas. Entonces se oyeron los gritos y la gente que estaba en la Iglesia rezando el rosario salió a la carrera y allí los vieron: al Nachito defendiéndose patas arriba con la mandolina y al Urbano mandándole un culatazo tras otro con el máuser, sin oir lo que le gritaba la gente, rabioso, como perro del mal. Hasta que un fulano que no era ni de por aquí se desprendió de la muchedumbre y fue y le quitó la carabina y le dio con ella en la espalda, doblándolo sobre la banca del jardín donde se estuvo tendido.

Allí lo dejaron pasar la noche. Cuando amaneció se fue. Dicen que antes estuvo en el curato y que hasta le pidió la bendición al padre cura, pero que él no se la dio.
Lo detuvieron en el camino. Iba cojeando, y mientras se sentó a descansar llegaron a él. No se opuso. Dicen que él mismo se amarró la soga en el pescuezo y que hasta escogió el árbol que más le gustaba para que lo ahorcaran.
Tú te debes acordar de él, pues fuimos compañeros de escuela y lo conociste como yo.

-Te reto a leer a Juan Rulfo, cualquiera de sus obras! Cualquiera de esas perlitas, dale ¡te reto! pero también te advierto: No es para cualquiera, no, sólo para quienes sean capaces de traspasar todo tipo de fronteras, visualizar espacios inexistentes y percepciones latentes...


Te reto, si, y te garantizo que si logras llegar a él, tu concepción de la vida y la literatura cambiará sustancialmente, el mundo no es lo que ves, hay que saber leer entre líneas...-

¿Te atreves?

Las Botellas vuelven llenas de Sorpresas


Los alumnos destaparon la botella, recibieron lo que tenemos que decirles y ahora son ellos quienes comienzan a inhundarnos de sueños, risas, poesía, literatura, magia e ilusiones.

¿Estamos orgullosas? Si, muy orgullosas! cuando iniciamos este proyecto sólo pretendíamos hacer "algo diferente", atrapar la atención de los alumnos y llevarlos a leer, después de todos sólo somos profesoras de literatura...

Hoy, nuestros esfuerzos son recompensados, los alumnos en quienes confiamos estan -¡felizmente!- superando al maestro, como debe ser... Vienen con ideas nuevas, con perspectivas difererentes; rebeldes y sin miedos, los chicos comenzaron a expresarse y a enseñarnos quiénes son y qué quieren. Irrumpieron en la escuela y en la vida diciendo: ¡Estoy Aquí! ¡Escúchame! ¡Mírame!

Esto es sólo el comienzo... Seguiremos tirando y recibiendo botellas, con convicción, pasión, esfuerzo y sobre todo: Muchísimo amor.

(hacer "click" sobre las fotos para aumentar)



Botella al Mar en la Escuela...

Campaña implementada en el colegio 18, para conformar el staff de Botella al Mar. Se viene el relevo, los alumnos tomarán el timón; nosotras seremos su guía, estaremos cerca, muy cerquita.